China de Taiwan - Festivals du Sud

Aller au contenu

Menu principal :

Programmation > Archives > 2013



CONJUNTO FOLKLORICO
«FANGSHIANG DANCING THEATER»

CHINA DE TAIWAN

Las huellas de la ocupación humana en Taiwán son antiguas: restos humanos, datados por el carbono14,  en 30 000 años, fueron encontrados en esta isla. Hacia el 4 000 antes de nuestra era llegan a Taiwán los antepasados de poblaciones austronesianas actuales, originarias del sureste de China. Estas culturas austronesianas se desarrollaron sin ninguna interferencia exterior mayor hasta la llegada de los europeos.

En 1542, una expedición portuguesa, rumbo a Japón, divisó por primera vez para la civilización europea esta isla del Pacífico, a ciento ochenta kilómetros de las costas chinas. Y cuenta una leyenda que frente a los acantilados lujuriosos que traspasaban el azul, los marineros no pudieron más que exclamar: “!Ilha Formosa!”, “ ¡qué  isla tan hermosa! ”. Esto explicaría el origen del nombre europeo que se  dio a esta tierra: Formosa.

La isla de Taiwán, con las montañas escarpadas y las vegetaciones tropicales, presenta un pasado lleno de luchas y revoluciones culturales. Su folklore aborda temas universales.

Asocia al canto y a la música influencias teatrales. Los instrumentos de música se manejan con arte y las danzas fluidas están acompañadas por numerosos accesorios volubles y trajes relucientes.

El pueblo de Taiwán es alegre. Su calendario multiplica las fiestas que se celebran con danzas, músicas y fuegos artificiales durante los cuales se alumbran miles de linternas mágicas por sus formas y sus colores.

El conjunto folklórico “"Fangshiang Dance Theatre", creado y dirigido por la señora LO Ying desde 1991, canta y baila las tradiciones más originales de la isla. Este grupo ofrece un nuevo aspecto de la danza taiwanesa y una nueva vitalidad a la danza tradicional.

Su serenidad viene seguramente del hecho de estar compuesto de los mejores bailarines o músicos de la isla. En cuanto a la belleza, se manifiesta por una infinidad de detalles: los maquillajes que son un arte en China, la suntuosidad de los trajes cuyos colores y cuyas formas proceden del material con el cual están hechos: seda pura. Como sólo los chinos saben tejerla.

A estas virtudes, se agregan: la variedad del espectáculo, las máscaras, los accesorios, los movimientos de plumas o mangas largas con las cuales los artistas dibujan “arabescos  locos”. Y por último las sombrillas de papel, con las que las chinas juegan más a estimular la curiosidad del espectador que a disimular su belleza.

Por sus danzas, sus músicas y sus cantos, este conjunto transmite un mensaje de amor y paz. Les seducirá.

Retourner au contenu | Retourner au menu