REPUBLICA DEL TATARISTAN - Festivals du sud

MENU
MENU
Aller au contenu
CONJUNTO FOLKLÓRICO NACIONAL"SALAVAT COUPERE"
REPUBLICA DEL TATARISTAN


Si algún día toman el mítico Transiberiano les llevará hacia el este y una vez que se haya pasado el Volga y los primeros paisajes anuncien la proximidad del Ural, entonces entrarán en la República de Tartaristán y más adelante en su capital Kazán. Entonces, al salir de la estación, quizás se encuentren frente a uno de los varones o una de las chicas a quienes hayan aplaudido durante el verano viendo sus actuaciones con la Sra. Nadejda BOUDILENKO como directora.
A los tártaros es posible encontrarlos por toda Rusia porque ningún pueblo además de los cosacos se dispersó tanto. Pero es aquí donde siempre fueron los más numerosos: tres millones setecientos mil pueblan un Estado que ahora es independiente. Antaño, el país era tártaro cien por cien, pero la voluntad de los rusos blancos que llegaron del oeste, hizo que ocuparan una parte de las tierras vírgenes. Estos recién llegados son hoy un millón y medio, de los cuales, la mayor parte son ortodoxos mientras que los tártaros son musulmanes. Y sin embargo, las preguntas de razas o religiones no se hacen aquí, la nueva libertad adquirida permitió a los musulmanes construir más de seiscientas mezquitas en la ciudad de Kazán.
Desde 1552, cuando Iván el terrible mandó destruir todas las mezquitas de la ciudad, los tártaros aprendieron a ser pacientes y prudentes. Hoy reivindican alto y fuerte su propio origen pero sin enfrentarse con el poder central de Moscú, con el que consiguieron obtener la constitución de un “estado soberano, sujeto a derecho internacional”, según la fórmula elaborada en el Kremlin. En 1994, firmaron un “tratado de delegación recíproco”.
Esto implica el renacimiento cultural de este pueblo. Y el grupo folklórico al cual van a descubrir es el ejemplo más brillante. Desde hace siglos, los cantos y las danzas tártaros fascinaban a Rusia, hoy seducen al mundo. Su contenido humano está lleno de simplicidad y generosidad. Los tártaros, a día de hoy, ya no son la “horda de oro” dirigida por Gengis Khan que aterrorizó a Europa; han adquirido una sabiduría llena de ternura, de valor y de dignidad. Con una profunda emoción sus historiadores y sus artistas buscaron en la oscuridad de los siglos razones para creer en el porvenir de su cultura.
El coro que acompaña a la orquesta constituye un laboratorio artístico de primera calidad para hacer revivir el pasado. Las danzas son vivas, cálidas, llenas de humor…. los bailarines son incansables y hermosos; el vestuario es muy colorido, enriquecido con ornamentos y joyas y elaborado con telas tornasoladas, las botas de las mujeres están confeccionadas de manera artesanal y las caras de los artistas tienen los pómulos altos y los ojos achinados. Todos estos detalles dotan de elegancia un poco misteriosa a esta juventud.
Entonces, el transiberiano retomará su ruta y estos rostros llamativos se borrarán en los vidrios empañados. Con ellos, ya habrán conocido Asia sin olvidar del todo Europa…
Retourner au contenu