Uganda - Festivals du Sud

Aller au contenu
Programmation > Archives > 2017


uganda




conjunto folklorico


crane
Ubicado en la región de los grandes lagos, donde nace el Nilo.  Uganda, estado del este africano lo tiene todo para encontrar un día su equilibrio total. Uganda se encuentra en una gran planicie cubierta de cerros, cuya altitud media se sitúa entre 850 y 1350 metros, que disminuye en el norte hacia el valle del Nilo. Al sur, se adosa a los altiplanos que dominan los valles pantanosos y el inmenso lago Victoria. Al este y al oeste, las fronteras están delimitadas por imponentes macizos volcánicos.

A pesar de que el noreste ofrece un espectáculo de estepas casi desértico, la totalidad del país está cubierto por una sabana de altas hierbas con conjuntos de grandes árboles, los « miombos », donde la fauna, que es muy rica fue preservada durante mucho tiempo por los parques nacionales.

El clima ecuatorial es templado por la altitud, los valles son fértiles y en las aguas hay numerosos peces. Este país fue próspero gracias al cultivo del algodón, del café, del té, de la mandioca, de las batatas, de la caña de azúcar y de los cacahuetes. Riqueza agrícola pero también mineral. En el subsuelo abundan el berilo, tungsteno, sal y sobre todo cobre y cobalto.

En resumidas cuentas, Uganda tiene todo para ser un país próspero. Pero existen numerosas divisiones alimentadas por múltiples y diversas etnias (súdanos-nubienses al norte, Bantúes batanga al sur, Kenianeses, Congoleses, ruandeses). Esas divisiones están aún más acentuadas por los problemas religiosos de un país que en su día fue cristiano.

« Perla del Imperio británico » según Winston CHURCHILL, y llamado « el jardín de África» por los misioneros, Uganda es desde 1962, un estado independiente.

La capital es Entebbe. Ahí es donde vamos a encontrar los fundamentos y los ecos de una música cuyos sonidos nuevos sorprenden un poco en este país lleno de tradiciones. Al uso de instrumentos de música inventados totalmente, donde se traspasó con creces el eco de los tam-tams se añade el movimiento de las músicas donde se encuentran ritmos de Nigeria, por ejemplo.

Abrigados bajo sus sombreros de paja, los músicos del conjunto folklórico “Crane” se entusiasman con flautas de madera, grandes tambores cubiertos de cobre o de piel, todo tipo de xilófonos con grandes láminas, instrumentos con cuerdas que se parecen a una trompa y en el cual se sopla perpendicularmente. En cuanto a las bailarinas, visten con faldas y blusas de algodón colorido. Los bailarines, con el torso desnudo también llevan faldas.

El ugandés no renuncia a pesar de sus dificultades a sobrevivir, a la poesía basada en los espacios de helechos arborescentes, y tampoco a disimular su estupefacción cuando los caminos de la selva lo llevan cerca de las nieves eternas. Entra entonces en los montes de la luna, donde en la noche verde, las flores llevan abrigos de invierno, encapuchadas bajo los árboles gigantes.

Por eso se dice que los ugandeses hacen la lluvia
Retourner au contenu | Retourner au menu